Las brechas de información de seguridad se han convertido en la “tercera certeza de la vida”. Hay 170 millones de registros de ciberataques expuestos en los EE.UU en el 2015, con 400 billones de dólares de coste anual para la economía mundial de la delincuencia cibernética. Un 80% de los ejecutivos considera que sus organizaciones no pueden mantenerse al día con la creciente sofisticación de los atacantes, lo cual significa que hoy en día a las organizaciones les sigue costando detectar los ciberataques.

Los hackers y los cibercriminales operan y se comunican en una red “subterránea”,  es decir en páginas web, mercados online y foros. Ellos suelen ser grupos criminales bien organizados y sofisticados, localizados en todas partes del mundo. Los mercados ilegales son de un alto grado de desarrollo y eficiencia, ofrecen datos robados, herramientas para hacking, servicios criminales, entre otros. Para detener a los criminales es necesaria la inteligencia proactiva con un conjunto de herramientas, respuesta al incidente, políticas y controles y entrenamiento y conciencia.

Robert Villanueva, Executive Vice President, Q6 Cyber.