Un gran reto de la banca fue actualizarse al pago móvil, hoy estamos en una fase en la que hay un poco de todo, múltiples actores pugnan por el control del cliente, tecnológicamente se impone el pago móvil NFC y no se ha producido una adopción masiva. Pese a todo esto la realidad es que aún no hay una masificación de pago por móvil.
En Perú, el 83,4% tiene smartphone, el 8,3% posee un dispositivo con pago móvil, y solo un 0,2% lo usa. El principal problema del pago móvil, a nivel global, es la percepción de la seguridad, otro de los condicionantes es que además de ser seguro debe parecerlo y mantener el equilibrio entre usabilidad y seguridad.

Miguel Ángel Prieto, Director Desarrollo de Negocios, Tecnocom